Los que sueñan de día son conscientes de muchas más cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.
Allan Poe











Lisboa menina e moça

Existen innumerables razones por las que creo que hay que conocer esta maravillosa ciudad, algunas obvias, como el interés artístico e histórico de la capital portuguesa, pero también su luz, sus calles empedradas, su magnífica gastronomía, su emergente cultura urbana, sus gentes y sus contrastes.
Una ciudad de dimensiones controladas, bañada por el río Tajo y rodeada de colinas (7 colinas son las que conforman el núcleo original de la Lisboa Histórica), desde donde puedes disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad, una mezcla de nostalgia y de alegría cuando contemplas las vistas desde rincones como la Explanada del Mercado do Chão do Loureiro, en el popular Barrio de Alfama, el Castillo de San Jorge, el Mirador de San Pedro de Alcántara o el Mirador de Santa Catarina. 


Seguro que en otra vida fui lisboeta... y si no lo fui, mis amigos tugas han conseguido que me sienta como en casa.

El encanto de Lisboa me parece incuestionable. Pasear por  el Barrio de Alfama, por Santos, Chiado, Barrio Alto o Jardim da Estrela, subir en el Tranvía 28 y recorrer la ciudad, llegar hasta Belem ( y tomarte un pastelito de nata...o dos), visitar la Fundación Calouste Gulbenkian, escuchar Fado, acercarte un sábado por la mañana a la Feria de Ladra, tomarte una bica (café solo) y un croissant con chocolate caliente en Benard, cruzar el Puente 25 de abril y descubrir (con la boca abierta) la magnífica costa lisboeta (Caparica, Meco, Cabo Espichel...), encontrarte de frente con la belleza de Portinho da Arrabida o Galapos...volver a cruzar el Puente de regreso a Lisboa y contemplar el magnífico espectáculo (las vistas son impresionantes), salir a cenar a cualquiera de los estupendos restaurantes que se encuentran en la ciudad, comer un magnífico bacalao (sin cilantro, por favor!) tomarte una cerveza en Barrio Alto mientras ves la vida pasar, o mejor dicho mientras ves a todos los lisboetas pasar y pasar y pasar y por último ( o no...) regalarte unos bailes en la discoteca Lux...son solo algunas de las cosas que te ofrece Lisboa.







2 comentarios:

  1. Que bueno...me encanta...! Como conoces bien esta ciudad!

    ResponderEliminar
  2. Mi amigo Rui que me lleva de museos :-)))

    ResponderEliminar